MAESTRO DE FE

San Agustín

San Agustín nació en Tagaste -actual Argelia- el 13 de noviembre del 354 y murió en Hipona el 28 de agosto del 430. Su padre, Patricio, fue un pagano de posición social acomodada que, después de una larga resistencia a la fe y hacia el final de su vida, se convirtió al cristianismo. Mónica, su madre, era una devota cristiana. Al enviudar, se consagró totalmente a la conversión de su hijo Agustín. Lo primero que enseñó a su hijo Agustín fue a orar, pero después de verle gozar de esas santas lecciones, sufrió al ver cómo iba apartándose de la Verdad hasta que su espíritu se infectó con los errores maniqueos y su corazón, con las costumbres disolutas. Confiando en las palabras de un Santo Obispo que le dijo: “el hijo de tantas lágrimas no puede perderse”, Mónica no cesó de tratar de convertirle por la oración y la persuasión hasta lograrlo.

Tras una permanente búsqueda, a los 32 años San Agustín entrega su persona a Dios, convirtiéndose a la fe católica. Aunque Agustín no pensaba en el sacerdocio, fue ordenado en el 391 por el Obispo de Hipona, Valero, quien le tomó por asistente. San Agustín es uno de los ejemplos fundamentales de la búsqueda constante de Dios, de la verdad y del conocimiento. Esta búsqueda no la hizo en soledad sino en estrecha relación con los otros, en especial su madre Santa Mónica y sus amigos. San Agustín dice: “Necesitamos de los otros para ser nosotros”. Esta es otra enseñanza de Agustín; la importancia de la comunidad para la vida personal y para la búsqueda de la verdad en la reflexión y el diálogo con los otros.

354 13 de noviembre
361
366-369
370
373
374
375-383
384
384-386
386
387
387
388
391
392-422
395
397
397
397-401
402
410
412
413-427
416
418
426
426
430 28 de agosto

“Pocos hombres han poseído un corazón tan afectuoso y fraternal como el de San Agustín.”